No seas Winnie the Pooh

por Lean Magazine

pooh (1)

Hay otra forma de hacer las cosas, no seas Winnie The Pooh!

“Aquí está Edward Bear, bajando las escaleras, cloc, cloc, cloc, de cabeza, detrás de Christopher Robin. Que él sepa, es la única forma de bajar las escaleras, aunque a veces le da la impresión de que hay otra forma; ¡si pudiese dejar de dar tumbos un momento y pensar en ello!”. Esto lo escribió A.A. Milne en Winnie the Pooh.

Es una descripción terriblemente acertada de la condición humana, que así es la mayor parte del tiempo. Bajar las escaleras a porrazos duele, y ese dolor es, por supuesto, la razón por la que buscamos una forma mejor. Como Pooh reconoce, debemos dejar de darnos batacazos para pensar.

¿Nos golpeamos infinitamente con las mismas piedras? ¿Con los mismos problemas? Habitualmente así es. A todos nos gustaría cambiar algo que nos hiciera trabajar mejor pero sabemos realmente la forma de hacerlo?

Sí, existir existe pero hay que tener la predisposición y sobre todo pararnos a pensar. Saber que hay otra opción, otra forma de trabajar y de mejorar en los procesos es ya una ventaja fantástica.

A veces seguimos dando tumbos porque creemos que es la forma natural y no, lo normal debería ser golpearnos una vez pero no una segunda o tercera… se supone que después del primer golpe hemos aprendido a esquivar el segundo pero… ¿realmente es así?

No habrá segundo golpe contra las escaleras si ya en el primero hemos pensado que hay una forma de mejorarlo. Aunque si nos damos dos, tampoco pasa nada. El problema es que, si nos paramos a pensar, al llegar al final de la escalera estaremos en un estado lamentable y ya habrá poco que hacer, sólo curarnos las heridas.

¿Qué tal si intentamos llegar al final de la escalera en buenas condiciones? ¿Qué tal tener un sistema que nos lleve al objetivo sin golpearnos, sin escollos? ¿Qué pasaría si nos paráramos a pensar en lo alto de la escalera y viéramos la forma de bajarla llegando al final sin dolores de cabeza?

Hay empresas que lo vieron claro desde el principio, otras a mitad de escalera y otras en los últimos escalones… y a ti… ¿En qué tramo te ha dado por pensar?