¿Aprovechamos el talento de nuestros equipos?

por Lean Magazine

En mi anterior post, tratando de entrar en el detalle de la definición de SGL,

“Método de trabajo que contando con todas las personas y apoyándose en indicadores adecuados consigue la excelencia empresarial”

hablaba de la importancia del correcto despliegue de indicadores en todos los niveles de la organización.

Hoy, siguiendo con esta definición, hago la siguiente pregunta:

¿Contamos con todas las personas de nuestra organización? ¿Somos capaces de aprovechar el talento de los RRHH de los que disponemos?

Hablamos de TODAS las personas, no solo de los mandos, mandos intermedios y dirección, que también, hacemos especial hincapié en el personal operativo.

No podemos permitirnos el lujo de no contar con ellos, ya que se trata de los mayores expertos que encontraremos de nuestro negocio, los únicos que conocen el día a día de su puesto de trabajo, los problemas, sus causas y seguramente hasta sus soluciones. Son la única diferencia competitiva que tenemos con nuestra competencia, todo lo demás puede ser copiado, pero las personas no.

Si no disponemos de un sistema de Mejora Continua, normalmente la respuesta sincera será que no aprovechamos todo este talento, de hecho, ni siquiera sabemos de qué manera podemos acceder a él, esto es debido a la enorme dificultad que conlleva. Son muchas personas, diferentes turnos, departamentos, el día a día nos come y no nos deja tiempo…. ¡Parece algo imposible!

Si somos capaces de reconocer este desperdicio, conocido como el 8º y más importante: no aprovechar el talento de las Personas, ya hemos dado un gran paso, ahora solo queda ponerse manos a la obra.

Visto esto, será fácil decidir empezar el camino para conseguir aprovecharlo, pero…

¿Cómo lo hacemos?

Por suerte el método SGL o Sistema de Gestión Lean está de nuestro lado y nos ayudará a extraer todo ese potencial de las personas que queremos para nuestro negocio. El SGL dispone de un gran abanico de herramientas o elementos para evitar este desperdicio que tan poco nos gusta. Entre ellas podemos encontrar:

Organización del personal operativo en GAPs (Grupos Autónomos de personas), comunicación estandarizada desde el núcleo operativo hasta los puestos de dirección, gestión visual, ideas de mejora, sistema de polivalencia, despliegue estratégico formalizado en PIPs, grupos de mejora de proceso, talleres de estandarización de la mejora, la entrevista personal, desarrollo de habilidades personales, etc.

Como podemos imaginar es un largo camino a recorrer, sin embargo, una vez iniciada la implantación del método, veremos como cada día que pasa somos capaces de aprovechar más el talento de los RRHH de nuestro negocio, viendo que son de un valor crucial para la mejora continua del mismo.

Toda esta metodología deberá de implantarse poco a poco siguiendo un plan de trabajo, el cual deberá mantener un ritmo ni muy elevado (pudiendo estresar a la organización), ni muy lento (impidiendo ver los frutos del sistema). Es por ello que tiene tanta importancia el diagnóstico inicial y la posterior planificación de la extensión del sistema.

En LeanSis llevamos más de 10 años trabajando en lo que nos apasiona, creer en la personas, crear procesos y productividad.