Chicote y la Mejora Continua: Pon un 5S en tu vida

por Lean Magazine

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una de las cuestiones más recurrentes que nos planteamos en nuestras empresas es por qué dedicamos tanto tiempo a realizar una determinada tarea o qué podemos hacer para reducir nuestros costes.
Hay muchas respuestas marcadas por el camino de la Mejora Continua y sus múltiples herramientas.

Una de ellas es la 5S. Su objetivo principal es el de aumentar la productividad y la eficiencia en el lugar de trabajo mediante la mejora continua utilizando principalmente el orden y la limpieza.

¿Qué etapas se siguen en el uso de esta herramienta? Alberto Chicote de “Pesadilla en la cocina” lo aplica prácticamente en todos sus casos. Veamos las 5 etapas:

Primera etapa: Separar las cosas que son necesarias de las que no nos sirven, eliminando las últimas. En el programa, cuando el chef va a los restaurantes lo primero que hace es un estudio de la carta. Busca qué platos son los más demandados, cuáles pueden tener un mayor potencial dependiendo del lugar y elimina los que no proporcionan ningún beneficio.
Con esta acción se consigue simplificar el proceso, reduciendo costes y haciendo que los trabajadores se puedan especializar.

Segunda etapa: Arreglar, identificar y colocar los materiales que se vayan a utilizar de forma que puedan ser encontrados rápidamente. En el caso del programa, lo podemos observar en la parte de la cocina. En muchas ocasiones, las cocinas estaban mal organizadas o los productos se encontraban muy lejos los unos de los otros. Esto hacía que los cocineros tuviesen que moverse de un lado a otro de la misma lo cual ocasionaba colapsos y estorbos entre los cocineros y camareros. Además los productos no estaban con las fechas de compra, lo cual hacía que se tuviesen que desechar debido al mal estado en el que se encontraban.

Tercera etapa: Limpiar que, como bien indica su nombre, se trata de mantener unas condiciones de pulcritud e higiene el lugar de trabajo.
¿Cuántas veces hemos visto en el programa cocinas sucias, con insectos o grasa? Para que los trabajadores estén más contentos y motivados en su puesto de trabajo debe de haber un mínimo de higiene y limpieza.

Cuarta etapa: Estandarizar, es decir, que se mantengan unos procesos de actuación y producción para todos y cada uno de los casos que puedan darse. Se trata de una guía sobre “cómo se deben hacer las cosas”. El ejemplo más sencillo son los estándares de calidad que exigía el chef en los platos antes de ser servidos (todo bien cocinado, bien colocado en el plato, temperatura correcta, etc.).

Quinta etapa: Sostener esos estándares que hemos implantado. Todo el mundo debe de seguirlos para que el proceso sea lo más eficiente y obtener la mayor calidad posible. Además evita la falta de coordinación entre las diferentes fases. Estos estándares deberán de mantenerse hasta que se encuentre otro que se considere mejor y que sustituirá al anterior.

Como se puede observar, con esta herramienta conseguimos reducir los costes tanto de recursos como de tiempo empleados. Esto nos permite ser más eficientes y competitivos en el mercado, lo que se traduce en mayores beneficios.

Hemos comentado diversos casos extremos de un programa de televisión, pero muchos de estos casos nos los encontramos en el día a día
¿Alguna vez te has preguntado si en tu almacén se encuentran productos o herramientas que ya no utilizas? ¿Está tu almacén lo suficientemente ordenado? ¿Has comprobado que tus instalaciones se mantienen limpias y ordenadas? Y finalmente, ¿Posees estándares en tu empresa y éstos son seguidos por tus empleados que se esfuerzan por mejorarlos día a día?