Cuando todo fluye

por Lean Magazine

“Be water my friend”. Todos conocemos esta famosa frase que pronunciaba Bruce Lee en un anuncio. Y es que siempre asociamos a oriente como un mundo para nosotros misterioso, del que surgen filosofías ancestrales provenientes de la sabiduría de Lao Zu, Confucio o el Zen.

Hoy en día, en el mundo de la empresa, la filosofía importada de oriente es el conocido Toyota.

Production System, también con la acepción más popular de “Lean Manufacturing”.

Todos los que andamos por estos caminos, no pensamos que es sólo un conjunto de técnicas para conseguir resultados espectaculares en las empresas, sino toda una filosofía de trabajo. Cuando usamos técnicas y aplicamos metodologías, nos olvidamos muchas veces de lo más importante, que es lo que hay detrás de todo esto. En cada empresa, lo que hay detrás de todos y cada uno de los procesos, son las personas.

En el año 2010 tuve la oportunidad de trabajar, codo con codo, con el responsable de Lean Manufacturing de la planta de Bosch and Siemens Home Appliances de Santander. Otra persona y yo, como responsables de producción, teníamos que solucionar los problemas de una sección en aquél momento muy problemática, que causaba entre muchas otras ineficiencias, constantes paros en las líneas de Montaje. Llegamos allí con muchas ganas, y con la ayuda del Lean Manager de planta, conseguimos levantar todos los indicadores de dicha sección a los mejores valores históricos de toda la fábrica.

¿Cómo lo hicimos? Dejando que todo fluyera.

equipoLa mayor parte de los esfuerzos consistieron en fomentar la creatividad de los operarios del taller y en apoyar de manera inmediata las buenas propuestas de mejora, incluso les dimos la licencia para que pudieran crear nuevos métodos de trabajo o hacer ensayos sobre nuevas ideas o procesos. Se hicieron más responsables, no trabajaban, volaban!

Recuerdo un momento mágico, en el que nos reunimos todos y les dije:

Es muy gratificante trabajar con vosotros, sois muy buenos trabajadores, pero ya sabéis que la mejora no tiene fin, este mes tenemos que conseguir el cien por cien en calidad, para mí sería un auténtico placer felicitaros el mes que viene después de haberlo conseguido”.

Ellos fueron los que consiguieron casi todo, mis compañeros y yo, solamente nos ocupábamos de fomentar y potenciar su talento.