El Lean y los servicios soporte ¿Motor o lastre para el cambio?

por Lean Magazine

En más de una ocasión me ha sucedido, que al empezar a implementar el Lean Manufacturing en una empresa, los operarios pasan en un breve espacio de tiempo, del escepticismo con frases tipo:“no va a funcionar”, “nunca nos han hecho caso”, “esto es más trabajo para nosotros”,  a ser los motores del cambio: “creo que se podría subir la velocidad de la máquina, porque veo que aquí perdemos tiempo”, “¿por qué no me ayuda un compañero con el cambio de máquina?”.

En cambio, esta transformación no se ve tan clara en los servicios que han de dar soporte a fabricación.

¿Piensas lo mismo? ¿Qué son los servicios que dan soporte? 

Los servicios soporte, son aquellos que ayudan a fabricación. Los ejemplos más claros son: Mantenimiento y Logística. También son soporte Ingeniería, Laboratorio, Calidad, Seguridad y Prevención…

Mi experiencia me dice, que muchas veces los servicios soporte no nos damos cuenta de que TENEMOS QUE ESTAR AL SERVICIO de los operarios de línea.

¿Dónde aportamos valor a nuestro producto?

En las líneas de fabricación…
Este es el dilema. Los operarios quieren el cambio con más intensidad que los soportes, y puede que la ralentización de los servicios soportes, al realizar las acciones encomendadas haga que los operarios, puedan caer en el desánimo.

Te voy a poner un ejemplo de Mantenimiento.

Implantar el sistema Lean lleva consigo que a Mantenimiento se le saca de su “zona de confort”. Ahora, además de sus trabajos habituales (preventivos, corectivos, etc…) tendrán que hacer muchas acciones de mejora que han propuesto operarios y eso hace que, en su pensamiento, “pierdan estatus”.

Es habitual escuchar a mantenimiento decir: ¿Qué más le da que la manguera esté a 5 metros? Son unos vagos.

¿Te gustaría saber cómo conseguir que estos servicios soporte sean también motor del cambio y no un lastre para el cambio? 

Una manera de implicar a Mantenimiento es introducirlo en los talleres.

La clave del éxito está en la participación y la implicación de las personas.

Por ejemplo, en el equipo del taller SMED, hay una persona de mantenimiento, y todas las modificaciones que se quieren hacer a las piezas no vienen impuestas, sino que es algo en lo que han participado de manera conjunta. ¿Funciona? Sí, funciona, esas acciones se acaban realizando con anterioridad a otras en las que no interviene mantenimiento.