El líder del siglo XXI es un líder Lean

por Lean Magazine

personas1

La crisis económica que sufrimos no ha hecho más que marcar una línea entre el antes y el después de una época. Es más, es el signo de finalización de un período histórico y de una forma de hacer las cosas que han caído en crisis, con la consiguiente desaparición de aquellas empresas que no han sabido adaptarse y el surgimiento vibrante de otros nuevos proyectos empresariales mucho más dinámicos, con estructuras en red, globales, con una inteligente aplicación de los avances tecnológicos, con una verdadera orientación al cliente y con procesos operativos optimizados.

Se cierra definitivamente la era industrial y entramos de pleno en la era del conocimiento, o mejor dicho en la era de la gestión del conocimiento.

Y quién tiene el conocimiento en nuestras empresas? Pues las personas. Sí, las máquinas están ahí, la tecnología está a nuestra disposición, la informática está a nuestro servicio, pero eso, está a nuestro servicio. Pero son las personas de nuestras organizaciones, las personas de nuestras empresas, el personal directivos, cargos intermedios y nuestros operarios y trabajadores quienes realmente aportan el valor añadido, quienes hacen que los proyectos salgan, quienes saben qué es lo que habría que hacer ya para mejorar y quienes tienen la capacidad de la iniciativa y la proactividad, quienes tienen imaginación para con toda la información disponible poder anticiparse a los acontecimientos y crear los proyectos de los que disfrutaremos en el futuro.

En esta nueva era, el capital más preciado ya no es el financiero. Eso queda atrás. Eso fue en el siglo XX, en la era industrial, en el que sin dinero no se podía lograr nada. Ahora el capital realmente valioso, el más apreciado en el siglo XXI es el capital humano, el talento de las personas que trabajan en nuestras empresas. Hoy el desarrollo de una App brillante puede cambiar el mundo sin necesidad de grandes aportaciones de capital, y empresas de Capital Riesgo y Business Angels para financiar esos modelos de negocio realmente rentables y lucrativos no faltan, aunque a primera vista en estos momentos puntuales en España parezca lo contrario. El bien escaso en estos momentos, lo que está en demanda en esta nueva economía global son esos proyectos que permitan obtener esos beneficios, esas ideas innovadoras que permitan crear nuevos océanos azules, ese talento que permitan obtener mejorar nuestros procesos y obtener mejoras productivas en nuestras empresas, ese liderazgo para llevar adelante esa visión revolucionaria.

Por eso la principal tarea de cualquier líder en esta nueva época debe ser sacar a relucir todo el talento y capacidad de la gente de sus equipos, y para ello ya no sirven los modelos de liderazgo de la empresa del siglo XX. La entrega, la pasión, la implicación en un proyecto como propio, la originalidad no se compran con dinero sino que son fruto de una forma de dirigir a las personas que es acorde con nuestra naturaleza humana, que tiene presente que cuando se cuenta con nosotros nos implicamos más, que tiene presente que todo el mundo tiene mucho que aportar si se le escucha y se le da reconocimiento a sus aportaciones.

El modelo de Mejora Lean es un modelo avanzado a su tiempo y que tiene incrustado en su ADN estos principios de que todo empieza en las personas, que son las personas y la voluntad de superación innata a las personas lo que hacen posible los avances y las mejoras de nuestros procesos, de nuestra forma de trabajar y en consecuencia, de nuestros resultados, y que el liderazgo de personas exige tratar a las personas no como máquinas, con el mando y ordeno, con la zanahoria y el bastón, sino de una forma distinta, favoreciendo su implicación, recompensando su aportación de ideas de mejora y dando respaldo a su implicación.

personas 2

Decía Steve Jobs, otro visionario avanzado a su tiempo: “nosotros no contratamos personas inteligentes para decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos personas inteligentes para que nos digan lo que tenemos que hacer”.

Esa es la labor de un líder en la empresa del siglo XXI, lograr sacar el talento de nuestras personas, porque son las aportaciones de las personas las que van a marcar la diferencia y las que van a determinar el éxito de cualquier proyecto empresarial.

Un líder del siglo XXI, en cualquier posición que se encuentre dentro de la empresa, sea directivo, responsable de equipos, supervisor, o como coordinador de GAP debe saber, por tanto, cómo liderar a ese ese equipo, debe saber qué es lo que motiva a las personas de su equipo para que éstas se involucren al máximo y desplieguen todo su potencial en su entorno, debe saber cómo lograr ser reconocido por su equipo como líder para que quieran seguirlo e implicarse en la consecución de la visión de la empresa, debe saber cómo generar confianza para favorecer el diálogo y la comunicación, debe saber cómo transmitir eficientemente esa visión de futuro y como exponer sus consignas de acción en el presente, debe saber cómo gestionar bien los conflictos, debe saber dar refuerzo a su equipo y cómo atajar debidamente conductas improcedentes, debe saber cómo gestionar sus emociones y cómo influir positivamente en el estado emocional de sus colaboradores, cómo dirigir reuniones de trabajo eficientemente, cómo  vivir con los cambios continuos y con el estrés.

Por todo ello ahora desde LeanSis Personas hemos lanzado a Escuela de Habilidades Personales para el Liderazgo Lean, para qué tú también dispongas de un “entrenamiento” para ser un líder del siglo XXI, y particularmente, un líder capacitado para liderar personas en este camino de mejora continua a través de nuestro método Lean.

Y tú, ¿quieres ser un verdadero líder lean?