El principito y la Mejora Continua

por Lean Magazine

396207_4588

- ¡Buenos días! – dijo el principito.
– ¡Buenos días! – respondió el comerciante.
Era un comerciante de píldoras perfeccionadas que quitan la sed. Se toma una por semana y ya no se sienten ganas de beber.
– ¿Por qué vendes eso? – pregunto el principito.
– Porque con esto se economiza mucho tiempo. Según el cálculo hecho por los expertos, se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
– ¿Y qué se hace con esos cincuenta y tres minutos?.
– Lo que cada uno quiere…

¿El valor de una empresa está directamente relacionado con el producto que fabrica? Puede que si pero tarde o temprano alguien se pondrá a competir con una versión más avanzada o más barata de ese producto.

¿El valor de una empresa esta directamente relacionado con la tecnología de que disponen? La tecnología se compra y así como la he comprado yo, también podrá comprarla mi competencia, incluso a menor coste a medida que pasa el tiempo.

Contar con un buen producto y una buena tecnología importan pero necesitamos algo más.
¿Una buena plantilla? Contar con una buena plantilla parece importante, pero nadie está encadenado a la empresa y cualquiera puede irse a trabajar a la competencia.

Producto, tecnología, equipo,… donde esta la clave, quizás en la Mejora Continua.

La mejora no es exclusivamente una cuestión tecnológica ni de generación de nuevos conocimientos, como en el caso de la píldora quita sed. Se trata de aprovechar el potencial de todo el personal de nuestra organización en la mejora de los productos y servicios que se ofrecen, en los procesos de producción y en definitiva en la calidad, los costes y los plazos.

La metodología de Mejora Continua aplicada a cualquier tipo de organización tiene un papel fundamental apoyando la participación de todos los recursos desde una perspectiva de integración, respeto y valoración de su trabajo.

La implantación de la Mejora Continua supone un cambio importante en toda la organización, desde los directivos, pasando por los mandos intermedios y hasta los operarios, de forma que la empresa es capaz de ser mas flexible permitiendo su adaptación a un entorno altamente cambiante, lo que redunda en que la empresa alcance un posicionamiento competitivo ventajoso. Esta metodología permite coordinar los esfuerzos de todos los miembros de la organización, de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo, dando paso a modelos organizativos en los que se valora que los trabajadores puedan ser extraordinarios innovadores, y en los que la disciplina y la libertad de expresión no son excluyentes.

Así que tenemos dos opciones para encarar el futuro, esperar a los acontecimiento o plantearnos lo que podemos hacer para mejorar, y lo que podemos hacer es implantar la Mejora Continua en nuestras organizaciones.

Y en cuanto a los cincuenta y tres minutos… que cada uno lo emplee como mejor pueda o sepa.

“si yo dispusiera de cincuenta y tres minutos – pensó el principito – caminaría suavemente hacia una fuente…”