Engagement: Personas, Procesos, Productividad.

por Lean Magazine

Recientemente leí un artículo de una revista del UDIMA ( Universidad a distancia de Madrid) que hablaba sobre la preocupación que tienen las empresas sobre la falta de Engagement, entendido este como el estado o la disposición mental en el que, voluntariamente, las personas se vinculan con un proyecto en el que creen y sacan lo mejor de sí mismas para llevarlo a buen término.

Se ha escrito y se escriben ríos de tinta sobre diferentes y/o parecidos enfoques para conseguir esto en las empresas, ya que existe un enorme interés en la mayoría de estas por conseguirlo. La razón es clara y la empresa que hoy en día no esté trabajando en ello, se está poniendo claramente en desventaja con respecto a sus competidores. No obviemos por un momento que hay que  movilizarse en este sentido, ya que el contexto actual que tenemos en occidente es un modelo social cuyo entorno es la democracia, libre expresión y el reconocimiento del valor a las personas individuales. No hacerlo, genera una falta de coherencia que se respira en la organización.

Yo no soy un experto en Psicología Industrial Organizativa por así decirlo, aunque sí que puedo aportar un granito de arena con mi experiencia.

Una y otra vez me sucede lo mismo cuando lanzamos GAP’s (Grupos Autónomos de Personas) en los proyectos. De manera sorprendente en todos los entornos, incluso en los que hay media o alta resistencia a este Engagement en un comienzo, esto empieza a cambiar. Y una frase que utilizo y siempre causa impacto es la siguiente:

“Nosotros sabemos que la inmensa mayoría de las personas de la organización son buenos trabajadores, se preocupan por que las cosas funcionen cada vez mejor, tienen ideas y muchos de ellos quieren contribuir a la mejora”.

Cuando lanzamos las Bases de la Mejora Continua en nuestros proyectos, que son las Personas, encuentro por parte de los miembros de GAP siempre ganas de contribuir, ganas de cambiar, para ellos el pasado siempre es mejorable y por ello cuando ponemos las herramientas del Sistema de Gestión Lean a su disposición se “suben al carro con facilidad”.

Son muchos los cambios de paradigma que a partir de ahí se producen y es en esta fase temprana cuando más fácil es aprovechar este impulso y crear un impacto en toda la organización. Desde abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo. Si bien también es necesario que se produzca en las estructuras ejecutivas y directivas, aunque esto es otro debate y otro post.

Este sistema bien entendido, tiene el potencial de realizar el Engagement, porque es capaz de alinear los objetivos de la empresa con las necesidades, valores, criterios, etc, que poseen las personas de la organización. Personalmente para mí, ver este Engagement es una de las cosas que más me gusta de mi trabajo.

En LeanSis llevamos más de 10 años implantando sistemas de mejora continua en las empresas bajo nuestro lema: personas, los procesos y la productividad