“Eres la media de las cinco personas con las que pasas más tiempo.”

por Lean Magazine

Esta frase, que fue pronunciada hace años por Jim Rohn (Orador Motivacional, 1930-2009), sin duda la podríamos aplicar a nuestra vida personal, pero también al ámbito de la empresa.

Si partimos de la base de que una de las premisas del Lean es la implicación del equipo y que además ese equipo ha de estar motivado para el cambio, sin duda las personas que nos rodean para la implantación del sistema, hace que nos sintamos parte de ese nuevo camino de la mejora de la productividad.

En la implantación del Lean se ha de utilizar de manera intensiva, equipos de trabajo que su labor es básicamente resolver problemas que pueden ser por fallos de la producción, problemas en la estandarización, incidencias en la logística, paros de las máquinas… hay infinidad de problemas que en el día a día, provocan pérdidas en las empresas.

Esta cultura de la cooperación convierte a los equipos de trabajo (en el argot Lean un “Gap”) y a quienes los lideran, en piezas fundamentales que garanticen el éxito del sistema. Estos Gap y sus coordinadores tienen como primera tarea identificar las características y responsabilidades de estos grupos de trabajo.

El todo es más que la suma de las partes.

Han de ser estables y bien definidos, que se centren en temas específicos y que tengan como una de sus herramientas, la gestión visual que se ha de revisar con la frecuencia que estimen. Han de tener reuniones preestablecidas y diarias con un método claro y bien definido.

Es responsabilidad del Gap, el desarrollar una forma de trabajo para que a diario se revisen indicadores, se innoven y mejoren los procesos, que sepan delegar responsabilidades y que se promueva el trabajo en equipo por un bien común.

Se ha de disponer de los interlocutores adecuados. El Coordinador del Gap ha de tener capacidad para entender la situación actual y junto con el equipo, podrán detectar los puntos débiles de los procesos, desarrollar un plan de trabajo y priorizar las técnicas que han de llevar a cabo.

Por eso aplicamos la frase del principio. Al final uno es lo que es también por lo que le rodea y sin duda formar parte de un Gap (liderándolo o no) hace que uno sea la “media” de las personas que forman parte de ese grupo.

Jim Rohn también dijo:

“La motivación es lo que te hace comenzar. El hábito es lo que te hace seguir”.

¿Y en tu empresa, sois ya de hábitos, o aún ni si quiera habéis comenzado?

¿Qué podemos hacer por ti?

No hay comentarios hasta ahora

24/5000Saltar a una conversación

¡Sin comentarios aún!

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Sus datos serán seguros!Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con la tercera persona.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.