Filosofía de Vida y Espíritu Kaizen

por Lean Magazine

bamboo_forest_kyoto_by_kaboose_18-d2tqh39

Desde hace ya unos años Occidente se está orientalizando y Oriente se está occidentalizando. Es como decir que la inteligencia emocional y la racional abren los brazos para fundirse en un abrazo. Hemisferio derecho e izquierdo sincronizan con más facilidad y flexibilidad para crear nuevas autopistas con destino a la superación.

La traducción literal de la palabra japonesa Kaizen significa “cambio a mejor”, “cambio bueno”. A nivel cultural, este concepto está integrado bajo el lema “Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”, y significa que las cosas siempre se pueden hacer mejor, por lo tanto cada día que pasa implica una cierta mejora. Si “no sobrevive ni el más fuerte ni el más inteligente, sino el que mejor se adapta”, el espíritu Kaizen y sus 10 claves son el camino más recto hacia la flexibilidad. Estas 10 claves no son unas normas rígidas que uno pueda aplicar sin más desde una mente racional, son una filosofía de vida que necesita ser integrada desde la consciencia, desde el darse cuenta.

Si las empresas son personas y las personas son la razón de ser de una organización, estas 10 claves son el valor básico para fluir en el día a día tanto en el ambiente laboral como en la vida personal. Un camino a seguir para ejercer la maestría en el constante cambio que es la vida.

¿Empezamos?

1- Abandona las ideas fijas, rechaza el estado actual de las cosas. “Nunca te bañarás 2 veces en el mismo río”. El agua fluye constantemente, necesita renovarse. Una agua estancada, se pudre. Cualquier tiempo pasado fue peor.

2- En lugar de explicar lo que no se puede hacer, reflexionar sobre cómo hacerlo. Allá donde te enfoques en la vida obtendrás resultados muy diferentes. ¿Te enfocas en ver los problemas, o en buscar posibles soluciones? ¿Te fijas en aquello que tienes, o en aquello que te falta?

3- Realizar inmediatamente las buenas propuestas de mejora. Las buenas ideas despiertan la inquietud de ponerlas en marcha de manera urgente porque crean mucha ilusión. Así que, el momento es ahora. ¡Hazlo!

4- No buscar la perfección, ganar un 60% desde ahora. La falta de acción es uno de los problemas y creencias limitantes a los que nos enfrentamos cada día. Empezar es la clave para después ir mejorando. La perfección no existe porque estamos en continuo movimiento, por lo tanto en mejora continua.

5- Corregir un error inmediatamente e in situ. Al igual que las buenas ideas, los errores que se detectan deben ser corregidos en el momento. Errar es de humanos, permanecer en el error es de necios. Observa qué pasa, experimenta y comparte el problema con las personas que se ven afectadas por sus consecuencias. Seguro que encuentras soluciones de manera fácil.

6- Encontrar las ideas en la dificultad. Las adversidades en la vida son oportunidades de crecimiento y mejora. La resiliencia es crucial en el espíritu Kaizen. No es lo que sucede sino qué hago con lo que sucede. No hay ni bien ni mal ni problemas, son sólo etiquetas que nos empeñamos en poner a las cosas. Lo que hay son circunstancias que nos invitan al cambio y al avance.

7- Buscar la causa real, respetar los 5 porqués y después buscar la solución. No te conformes con la primera respuesta que encuentres. Si ante una circunstancia solo eliges entre 2 opciones, no llegarás a la mejor solución ni a la causa real del efecto. Pregúntate por cada respuesta 5 por qués incluso para qués como mínimo para una mejor resolución.

8- Tener en cuenta las ideas de diez personas en lugar de esperar la idea genial de una sola. Trabaja en equipo, comparte, practica la escucha activa. Cada mapa mental es un tesoro de creatividad que no debe ser coaccionado por prepotencias ni ideas unilaterales. El todo es más que la suma de las partes.

9- Probar y después validar. Valida como principio. Es fácil poner en marcha soluciones, aunque la disciplina y la responsabilidad en la implantación de ciertas acciones, deben de validarse para evitar el mal funcionamiento o posibles errores.

10- La mejora es infinita. Los maestros te muestran la puerta y tú decides si quieres entrar. En el momento en el que entres has de saber, que este camino de mejora no tiene parada en ninguna estación. Es infinito y te acompañará durante toda la vida. La mejora es infinita por definición. “Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes, deberá acomodarse a frecuentes cambios”.

Nuestra propia actitud Kaizen.

En LeanSis tenemos presente cada uno de los puntos porque consideramos que son valores a integrar en la actitud de cada uno. Tan presente, que llevamos en la cartera la tarjeta Kaizen con las 10 claves, para refrescar las ideas si es necesario e incluso mostrarla si se detectan actitudes contrarias que impidan avanzar.