¿Gato doméstico o gato salvaje?

por Lean Magazine

El otro día comiendo con unos colegas, surgió una conversación sobre qué tipo de gatos somos. No negaré que no era sobre Mejora Continua, sin embargo, reflexionado me dio que pensar y entendí que el concepto era totalmente aplicable al día día en las empresas, por ello me gustaría lanzaros esa pregunta:

¿Qué tipo de gato sois, doméstico o salvaje?

Los gatos domésticos tienen asegurada la comida y tienden a acomodarse, ya no salen a cazar, solo duermen y comen, y eso les lleva a engordar, es decir, a acumular “desperdicio”.

Por el contrario, los gatos salvajes son más esbeltos o lo que es lo mismo son más “Lean”. Salen de caza y están alerta porque saben que en cualquier momento puede escasear la comida y van a tener que optimizar sus recursos.

Esta reflexión gatuna me lleva a cuestionarme dos cosas:

1. ¿Cómo nos consideramos nosotros en nuestros entornos industriales?

Tendemos a acomodarnos y no vemos el desperdicio que nos rodea, nos conformamos con la situación actual de las cosas y no hacemos nada por mejorar los procesos industriales…. O por el contrario, nos sentimos como gatos salvajes, siempre alerta, intentado identificar el desperdicio, y buscando la manera de eliminarlo.

2. ¿Cómo son los trabajadores de mis equipos de trabajo?

Estaréis de acuerdo conmigo que nos gustaría que nuestras organizaciones estén compuestas de gatos salvajes, siempre alerta, evitando la comodidad y buscando siempre la mejora continua.

Pues seguramente una de nuestras tareas como Responsables de Equipos de trabajo o como Lean Promotor es despertar en las personas ese punto salvaje que todos tenemos y que, bien aprovechado, puede suponer una gran ventaja competitiva en nuestra empresa.

¡Salgamos de debajo de la estufa, olvidemos por un momento el pienso y vayamos a la caza de oportunidades!

LeanSis, más de 10 años despertando el lado salvaje de las personas, los procesos, la productividad.