¿Hay futuro del Lean sin personas?

por Lean Magazine

pasillo
A día de hoy vemos como grandes y pequeñas compañías empiezan a adoptar el sistema Lean como camino de mejora.

Sin duda alguna, esto es un gran paso, pues significa que las empresas se dan cuenta de que el mercado ha cambiado y de que si siguen haciendo lo mismo, obtendrán los mismos resultados.

¿Cuál es el papel de las personas en el proceso?

Todos los que apoyamos el sistema Lean sabemos que el éxito de la implantación de este sistema está en manos de las personas. La participación activa del personal en los grupos de trabajo y la implicación de toda la empresa en conseguir que los indicadores clave se dirijan hacia los objetivos, son los factores que consiguen formar un clima adecuado para conseguir el cambio.

En otras palabras, no habrá cambio en la empresa si las personas que trabajan en ella no perciben que lo que es bueno para la empresa es bueno para ellas.

Todo ello sin contar que son estas personas las que crean la sostenibilidad de esta mejora en el tiempo, es decir, el éxito del Sistema Lean a largo plazo.

El problema viene cuando algunas empresas adoptan su “propio” sistema Lean dejando de lado algunas piezas clave de la empresa como pueden ser las personas.

A nuestro entender, uno de los mejores ejemplos acerca de esta nueva forma de aplicar el sistema Lean a su “manera”, es decir, sin base en las personas, es la compañía de comercio electrónico más grande del mundo.

A día de hoy, ¿quién no conoce esta colosal empresa?. El gigante de hierro que nunca duerme, con una impresionante capacidad logística y unos resultados de rendimiento muy envidiables por todos. En varios reportajes recientes en diarios como El Mundo o El País, podemos ver la optimización de los recursos que pueden llegar a obtener. En ellos podemos ver inmensos almacenes con laberínticos pasillos repletos de infinidad de estanterías donde parece increíble que un trabajador sea capaz de encontrar un determinado producto y de forma tan eficiente. ¡Pero lo hacen! y nuestro pedido llega en horas a su destino.

Sin embargo, no todo es tan perfecto. Según un reportaje por la cadena de televisión ARD alemana, este gigante “renueva” sus piezas cada poco tiempo, es decir, la mayor parte de los trabajadores de la empresa sólo se emplean temporalmente, son subcontratados en su mayoría y en cualquier caso, con unas condiciones precarias. Son ya muchos los titulares de prensa y reportajes televisivos en los que se les acusa de prácticas abusivas en sus centros de Alemania y Reino Unido: llegar tarde un minuto, un punto; no poder ir a trabajar por lesión, un punto y con tres puntos, eres despedido; jornadas extenuantes, controles de seguridad en las viviendas proporcionadas por la empresa, aleatorios y sin justificación…

Es indudable que empresas como esta son un buen ejemplo de eficiencia y optimización de recursos. Pero un sistema que no tiene en cuenta a los trabajadores y que sin duda da beneficios a corto plazo, ¿es sostenible a largo plazo?

En nuestra opinión, rotundamente, no. ¿De qué sirve implantar el sistema Lean si no tienes personas que lo sostengan en el tiempo? Esta visión tan reduccionista de no considerar a los trabajadores como piezas clave del sistema Lean esta abocada al fracaso. Ya no solo por las pérdidas que se producen por estar continuamente renovando personal y proporcionando formación en cada renovación, si no porque estos trabajadores nunca se van a implicar con la empresa y esto se traducirá, a la larga, en una baja productividad.

Así que, ¿debemos dejarnos llevar por esta forma tan apetitosa de obtener beneficios tan rápidos?¿hasta que punto es bueno realizar un Lean de procesos sin un Lean de personas?¿hay futuro del Lean sin personas?

En Leansis, estamos convencidos de que todas las piezas son importantes. Por eso, en nuestra marca hemos resumido el orden “perfecto”: Personas, procesos, productividad.

Si quieres saber cómo implantar una mejora sostenible, solicítanos un diagnóstico gratuito…