Lean son personas

por Lean Magazine

El principio fundamental sobre el que se soporta todo sistema lean de mejora continua es:

 

conseguir que todas las personas de una organización estén enfocadas a identificar desperdicio y traten de eliminarlo constantemente, aprovechando ese tiempo para aportar valor.

Contar con todas las personas de forma eficaz, es decir, que todas ellas se sientan partícipes de la empresa, de sus proyectos, de sus cambios, de sus mejoras… es, posiblemente, la tarea más complicada. Sin embargo, hay que ser consciente de que los resultados obtenidos también serán acordes al esfuerzo que haya sido necesario realizar para lograrlo. Hay que saber que todo esfuerzo que se haga valdrá la pena.

¿Por qué es importante contar con todas las personas?

Porque las personas son la única y verdadera ventaja competitiva de las organizaciones. Las máquinas, los procesos incluso el sistema de gestión se pueden copiar, pero las personas, su conocimiento, su actitud, no se pueden copiar, es imposible.

En terminología lean llamaríamos desperdicio al no aprovechamiento del capital humano de las empresas. Disponer de este activo en las empresas y no aprovecharlo es el mayor coste de oportunidad que generalmente las empresas tienen y habitualmente no son capaces de reconocer.

Pero si es tan importante, ¿Por qué no se cuenta con las personas?

Seguramente habrá muchas razones: tamaño de la empresa, cultura, costumbres, falta de liderazgo y un largo etcétera. Pero desde mi punto de vista, la principal razón es que el trato personal es lo que más cuesta.

Las personas nos quejamos, gritamos, callamos, lloramos, reímos, no respondemos, enfermamos, llegamos tarde, no entendemos… ¡Cada uno es de su padre y de su madre!

Hay que tener claro que las organizaciones que no cuentan con sus empleados poco mejorarán, pero contando con ellos podrán ser excelentes. Por tanto, no se puede dejar a las personas de lado, ni dejarlas para cosas puntuales. Si buscamos la excelencia, será necesario tener una sistemática de trabajo, un método, que nos asegure que estamos contando constantemente con todas las personas de nuestra organización.