Lean Startup: Nada nuevo bajo el sol

por Lean Magazine

start

El Lean Startup es una disciplina muy de moda, pero en realidad, no es más que la adaptación del sistema Lean a un modelo concreto de empresa, producto o servicio. En este artículo realizamos una comparativa entre el Lean Startup y el Lean Manufacturing, destacando los puntos principales de conexión entre ambas. En realidad, si estás practicando correctamente el Lean Manufactiring, estás mucho más cerca del Lean Startup de lo que pensabas.

Si tuviéramos que definir el término “StartUp” y explicárselo a alguien que no supiera de ello, podríamos decirle que “es una organización temporal que busca un modelo de negocio escalable y replicable”.

Temporal porque dura un tiempo determinado y que sin remedio pueden ocurrirle dos cosas: o se convierte en empresa sostenible o termina muriendo.

Las ideas se convierten en productos y se mide la respuesta del cliente.

Los productos son novedosos y no se conocen en el mercado por lo que el nivel de incertidumbre es muy alto. Pero no vale todo, tiene que tener mucho potencial de crecimiento, que se pueda expandir a otros mercados y por tanto poseer la característica de ser replicable.

En el Lean Startup el producto o servicio se construye en base a la respuesta de los clientes. Se mide, analiza y se toman decisiones; continuar en esa línea o pivotar hacia nuevas soluciones o hipótesis.

Se basa en el aprendizaje validado siendo la retroalimentación de los clientes el dato definitivo para continuar construyendo. De esta forma las Startups diseñan sus productos o servicios de forma que cubren la demanda de sus clientes sin grandes inversiones.

Este proceso de construir-medir-aprender-mejorar se basa en el Lean Manufacturing que considera
desperdicio todo aquel gasto de recursos que vaya dedicado a un objetivo que no sea la creación de valor para el consumidor final.

El concepto del Lean Startup lo desarrolló Eric Ries y cuando se enfrentó al fracaso de un par de negocios se dio cuenta de que su error más importante fue no ver que su producto no representaba exactamente la demanda de los consumidores. Para Ries “la actividad fundamental de una startup es convertir ideas en productos, medir/analizar la repuesta del cliente y luego saber si continuar o pivotar. Una startup de éxito se ha de orientar a acelerar este ciclo retroalimentación”.

Y en este punto, ¿de qué forma ayuda Manufacturing a Startup? Si partimos de la base de que el Sistema Lean Manufacturing tiene como principal objetivo la mejora sostenida de la productividad, que elimina los desperdicios existentes, se produce de forma más eficiente y con un menor consumo de recursos, tenemos ya un buen comienzo.

En la implantación de un sistema productivo Lean hay un profundo proceso de cambio que rompe con el pensamiento tradicional y establece una nueva prioridad dentro de la organización: el producto.
Además crea un sistema productivo enlazado con los tempos del mercado y que funciona según su demanda de forma flexible. Las mejoras se hacen con la idea de alcanzar resultados en un corto plazo de tiempo siendo medidos con indicadores.

Para Eric Ries el Lean Startup tiene que ver con evaluar las demandas específicas del consumidor y cómo satisfacerlas usando la cantidad mínima de recursos posibles, por tanto hablamos de los mismo en ambos casos.

Para que una Startup se desarrolle convenientemente y tenga visos de sostenibilidad en el tiempo en LeanSis, la Gestión de Proyectos tiene una importante relevancia. Podríamos definirlo como el desarrollo de productos de manera eficiente, al mínimo coste, garantizando los requerimientos del cliente y en plazos ajustados y que en el entorno empresarial, es una necesidad y una gran ventaja competitiva. La verdadera productividad comienza en el diseño de productos y servicios eficientes desde la concepción.

¿Se tienen en cuenta las lecciones aprendidas de proyectos pasados en los nuevos desarrollados? ¿Cómo se asegura el cumplimiento de los requerimientos del cliente? ¿Se diseñan los productos para que sean producidos al mínimo coste y con la calidad adecuada? ¿Sufren continuas modificaciones o variaciones respecto al diseño inicial? ¿Cómo se involucran las diferentes funciones de la empresa en el desarrollo? ¿Cómo se garantiza el cumplimiento de los plazos del proyecto? ¿Se tienen los gastos de desarrollo bajo control?

Preguntas como éstas son las que se tienen que plantear para conocer si realmente se están gestionando los proyectos de manera eficiente. No podemos olvidar que los proyectos de desarrollo de nuevos productos son el futuro de la empresa, y una buena gestión de los mismos garantiza la rentabilidad de los próximos años.

LeanSis diagnostica y desarrolla todas las fases: oferta, desarrollo de producto y proceso, industrialización, lanzamiento y producción.

Optimiza/Desarrolla/Implementa las diferentes fases del proyecto

Crea equipos de proyectos

Controla los costes en los proyectos.

Desarrolla un Sistema completo de gestión de proyectos propio de la empresa.

Dirige los proyectos junto con las personas claves de las empresas

Con una gestión así es difícil que una Startup no triunfe.

Tom Peters (uno de los intelectuales de la gerencia y los negocios más reconocidos a nivel mundial)
declaró: “Para triunfar hoy en día debe usted dominar el arte del proyecto. La tecnología ha cambiado todas las reglas. La rigidez de las jerarquías, de los departamentos y de las descripciones de puestos de trabajo ha pasado a la historia.”

Y para que se produzca ese cambio, ¿por qué no contar con LeanSis?