No lo decimos nosotros, lo dice Ingvar Kamprad, fundador de IKEA

por Lean Magazine

ingvar

A los 7 años, ya vendía a sus vecinos artículos de uso cotidiano: Bolis, cerillas, marcos de fotos… Con 11 años, los beneficios de la venta de semillas le permitieron comprarse su primera bicicleta. Unos años después, vendía muebles económicos. Luego llegó su primer almacén. Hoy Ingvar Kamprad es el cuarto hombre más rico del mundo según la Revista Forbes e IKEA

34 países y que emplea a más de 120.000 personas.
Pero, para nosotros, lo más llamativo son los 6 mandamientos que rigen su vida personal y profesional. No sabemos si leyó alguna vez un libro de Mejora Continua, pero resulta sorprendente sus similitudes:

1.- Sólo dejas de cometer errores mientras duermes.
El punto 5 del Espíritu Kaizen dice: Corregir inmediatamente un error in situ.
Porque es cierto, sólo de los errores se aprende, pero se aprende cuando uno se da cuenta y pone manos a la obra para corregirlo.

2.- Divide tu vida en unidades de 10 minutos y sacrifica las menos posibles en actividades insignificantes.
¿A qué es muy parecido a “eliminar el desperdicio”? Ese es uno de los ejes centrales de nuestro trabajo en la aplicación de la metodología LeanSis de la mejora continua. Y parece que a IKEA le ha funcionado bastante bien.

3.- La burocracia complica y paraliza. La planificación en exceso es la principal causa de ‘muerte corporativa’.
Probar y después validar. Eso es lo que nos dice el punto 9 del Espíritu Kaizen.

4.- Termina el trabajo que tienes pendiente cada día. Es el mejor somnífero.
Acabar lo que te has propuesto, no sólo da satisfacción y ayuda a dormir bien… es que además nos hace más productivos. El punto 4 del Espíritu Kaizen nos alienta a no buscar la perfección, sino ganar el 60% desde ahora.

5.- La felicidad no está en alcanzar tu objetivo, sino en el camino hacia el objetivo, así que quita la palabra imposible de tu diccionario.
Por eso el punto 1 del Espíritu Kaizen nos invita a abandonar las ideas fijas, rechazar el estado actual de las cosas y el 2 a en lugar de explicar lo que no se puede hacer, reflexionar cómo hacerlo. Es una buena base para la búsqueda de la felicidad.

6.- Reflexiona: si es bueno para nuestros clientes, lo será también para ti en el largo plazo.
La mejora es infinita, concluye el punto 10 del Espíritu Kaizen. Es más, una empresa vive por y para satisfacer las necesidades de sus clientes. Sin clientes, no hay empresa.

¿Sorprendente, verdad?

Permítenos un breve epílogo. La palabra clave de Kamprad es: “Juntos”. Y es que la Mejora Continua empieza por las personas. Ellas son las únicas que pueden hacer posible que algo cambie y mejore.

¿O acaso pensabas que el éxito de IKEA era hacer muebles bonitos a buen precio?

Por cierto… Y tú… ¿Ya lo aplicas en tu empresa?