NutricioLean: Rendimiento Personal Eficiente y Eficaz.

por Lean Magazine

8074702667_78c8183a56_z

¿Has oído hablar del NutricioLean?

A menudo escuchamos a personas que dicen que funcionan de maravilla a primera hora de la mañana, otros que hasta que no llegan a la oficina y se toman un café no despiertan, y otros que tal y como va avanzando el día van decreciendo su rendimiento. ¿Cómo evoluciona tu nivel de rendimiento a lo largo del día? ¿A qué hora detectas que estás al 100% de tu rendimiento? ¿Crees que la alimentación influye en tu nivel de energía y rendimiento personal y profesional?

Detectar estos indicadores nos van a servir para tener 2 claves importantes y optimizar nuestro rendimiento en el día a día, durante la jornada laboral y el resto del día.

Clave 1: Pensar en cómo puedes utilizar los principios de la metodología Lean para organizarte mejor y conseguir ser eficiente y eficaz en tu rendimiento personal.

Las 3 sugerencias Lean que te pueden servir para mejorar tu rendimiento personal tienen que ver con la menara en la que te organizas las tareas del día a día.

  • Una vez detectadas las horas en tu día en las que la curva de tu rendimiento es mayor, entonces planifica en tu agenda las funciones que requieran mayor rendimiento. Estas funciones son aquellas en las que necesitas concentración, capacidad de análisis y de toma de decisiones ya sean de manera individual o en equipo.
  • Cuando tengas estas tareas distribuidas según tu disponibilidad y rendimiento, evita las distracciones e interrupciones. En la metodología Lean, esto sería el MUDA, el desperdicio, el despilfarro que no hace rentable un sistema productivo. Detecta pues cuáles son tus robatiempos y cómo puedes evitarlos para tenerlo todo Just in Time.
  • Finalmente, deja en tu agenda huecos para fluir, pequeños espacios donde el control no está en tus manos y son necesarios por si surgen imprevistos. La incertidumbre forma parte de la vida en el día a día.
    Clave 2: Detectar cómo te estás nutriendo. Es decir, qué tipo de coche eres y qué gasolina estás consumiendo.

Las 3 sugerencias a nivel nutricional que te pueden servir para mejorar tu energía y en consecuencia tu rendimiento personal, tiene también mucho que ver en cómo te alimentas.

  • Hazte un buen chequeo, una analítica donde puedas ver tu nivel de cortisol en sangre así como un exceso o carencia de vitaminas. El estrés, las preocupaciones y la tensión afectan a los hábitos alimentarios y viceversa. Esto repercute en el sistema inmunitario y en las defensas.
  • Una vez examinado el resultado, adapta las pautas de dieta que necesites según tu trabajo, aconsejado por un nutricionista. Observa el tipo de coche que estas siendo en esta etapa de tu vida y ponle el carburante que requiere. ¿Qué desayunas? ¿Comes fuera muy a menudo, o comes mientras trabajas? ¿Abusas del café? ¿Haces algún tipo de ejercicio? ¿Desconectas? ¿Cómo descansas?
  • Práctica el arte de la paciencia y la observación de ti mismo, para apreciar los resultados día a día. Dicen que somos lo que comemos, pero más allá de eso, somos como comemos, como conducimos, como andamos, como hablamos, como nos organizamos, somos lo que hacemos con lo que nos sucede.
    Tú tienes la granada en tu mano. Tú decides como la vas a utilizar.

“El éxito no se logra solo con cualidades especiales. Es sobretodo un trabajo de constancia, de método y de organización.” J.P. Sergent