Organiza tus 365 nuevas oportunidades

por Lean Magazine

¿Podemos organizar un departamento sin organizarnos? ¿Podemos trabajar sin organizarnos? ¿Realmente nos organizamos bien?

 

Desde la más tierna infancia esta palabra resuena en nuestro entorno, no siempre la gestionábamos nosotros “aunque pudiera parecer” como cualquier otra actividad. Es importante formarse por ello al principio. Tanto en casa como en el colegio se nos marcan unas pautas de horarios, actividades a realizar para provocar un mejor aprovechamiento del tiempo.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando controlas totalmente tu tiempo y tus tareas? Ese momento en el que empieza el cambio, de repente todo se te “echa encima”, “no hay tiempo para todo”, “queremos llegar a todo”.

¿Esto nos sucede en un momento determinado o ya nos pasa de manera continua? ¿De repente nos hemos hecho más ineficientes o realmente lo que teníamos era un hábito creado y no sabemos organizarnos?

 

Aprender a organizar bien tu tiempo se convierte en prioritario para rendir mejor y ser más productivo en todas las áreas de tu vida, así como para poder adaptarte de forma continua al cambio.

 

A nivel laboral, la buena organización pasa a ser un rasgo de tu eficiencia en el trabajo y una labor que en un principio puede parecer ardua; sin embargo, con la práctica se consigue realizar de forma más rápida y efectiva de manera continua. Lo importante es no perder la meta o el objetivo a la hora de organizarse.

Algunas claves  que siempre nos ayudará a ver de forma más global y a priorizar las actividades es:

 

- Mantenerse enfocado en la meta y no distraerse, tendemos a dejarnos llevar por los “incendios”.

 

- Dedicar unos momentos todas las noches para organizar tus actividades del día siguiente reuniendo todo lo que necesitas permitirá a tu cerebro organizar la información de lo que pretendes lograr al día siguiente.

 

- Aprender a delegar, no todas las tareas las debe hacer uno mismo, esto te ayudará también a aprender a supervisar.

 

- Organizar la agenda con horarios para que puedas cumplir con todo lo programado.

 

Esta práctica nos llevará a mejorar, no solo nuestro rendimiento y productividad sino el rendimiento de nuestros equipos y, como cualquier otra actividad, conseguirás hacerlo de forma más ágil y rápida, creando realmente el “hábito de organizarse”.

¿Podemos vivir bien sin organizarnos? Te dejo esta reflexión.

En LeanSis llevamos más de 10 años mejorando la eficiencia con las personas, los procesos y la productividad.