¿Podemos comprar sensaciones gracias al Lean?

por Lean Magazine

4451885349_807c97bcd1_z

Hace poco ví un vídeo navideño de la marca Ikea. Sin duda el marketing del mayor minorista de muebles a nivel mundial, es de los más impactantes y que ha sabido crear su propio estilo y mantenerlo, tan difícil hoy en día. Y como es muy probable que muchos de los que lean este artículo hayan ido ya o irán de compras navideñas por este gigante de los muebles al por menor, veamos cuánto Lean se esconde tras sus paredes…

¿Cuánto Lean hay en Ikea? Porque su éxito no es algo casual, tiene mucho que ver con cómo han sabido optimizar todos sus procesos. Con más de 12.000 productos, 1.300 proveedores directos y 10.000 subcontratas (datos aproximados) su gestión de las operaciones ha de ser absolutamente Lean, si no sería imposible gestionar su volumen de ventas.

El proceso de producción ajustada (o Lean Manufacturing) es parte de su modelo de negocio y su objetivo principal es el de optimizar las operaciones comerciales de la empresa que pueden ser desde la adquisición de materias primas hasta la entrega de los muebles en un diseño “flat pack” muy asequible. En términos muy sencillos la idea es siempre lograr el máximo valor para el cliente con controlando la calidad, el coste y entrega del producto. Han conseguido por medio de un diseño cuidado, trabajando con proveedores baratos en cuestión de materias primas (sin que la calidad desmejore demasiado) y el autoservicio de clientes (que al final se convierten en la logística de la misma empresa) que tengan un sustancioso ahorro de costes y que al cliente lo que le llega es una oferta muy competitiva.

Ikea supo identificar actividades que le aportaban poco valor como el transporte y el montaje. Ambas cosas encarecía mucho el producto. En 1.955 (10 años antes había aparecido el primer anuncio de Ikea) se da forma a la fórmula: embalaje plano=menos coste=precio más bajo. Al parecer un empleado se le ocurrió desmontar las patas de una mesa, empaquetarlo e introducirlo en un vehículo para su mejor transporte. Así de fácil pero hay que ser el primero en hacerlo.

Nada funciona al azar, incluso la elección del lugar adecuado para abrir una nueva tienda: combinar almacén con tienda, un gran parking, cerca de las ciudades con acceso del transporte público, rodeada de otras tiendas y por supuesto, zona de juegos, restaurante con precios asequibles… para que nos quedemos un buen ratito.

En el año 2012, 716 millones de personas pasaron por alguna de las 338 tiendas de los 40 países en las que tienen ubicación. Han sabido meterse en la cabeza del comprador y hacerle llegar un mensaje claro “que la elección por defecto sea siempre Ikea a la hora de comprar un mueble”.

Está claro que venden sensaciones, han sabido reinventar el concepto de amueblar una casa como si en realidad amueblaras tu vida de sensaciones, experiencias. Y todo ello en realidad porque han optimizado al máximo sus procesos y nos han hecho partícipes de ello convirtiéndonos en operadores logísticos.

Y sin el Lean no hubieran llegado al sitio en el que están. El Lean sin duda ayuda a crear sensaciones y experiencias nuevas.

Y tú ¿lo estás experimentando ya en tu empresa?