¿Quieres mejorar los costes de mano de obra?

por Lean Magazine

Una de las mejoras que se realizan en la empresa y tiene un impacto directo sobre los trabajadores, es la mejora del rendimiento de la mano de obra o HOSHIN. Esta mejora, que a priori puede ser percibida como negativa, resulta ser todo lo contrario debido a que la mejora reinvierte en el cambio de las condiciones de trabajo de los empleados y evidentemente en la mejora de los resultados de la empresa. Por lo tanto, si crece la competitividad del negocio y la empresa va a todo gas, el futuro del trabajo los empleados está garantizado.

“Productividad de mano de obra no es trabajar más rápido, es trabajar mejor“.

¿En qué consiste el Hoshin?

El Hoshin es la herramienta que busca sobre el terreno y con todas las personas implicadas, soluciones sencillas para eliminar los desperdicios y mejorar la productividad.

¿En qué tipo de procesos lo aplicamos?

En aquellos procesos en los que las tareas están sujetas a un ciclo corto de trabajo.

¿Cómo aplicamos esta herramienta?

Esta herramienta, al igual que todas, comienza por una preparación del taller, observar y medir cada uno de los puestos de trabajo. Seguidamente realizamos una formación a los miembros participantes del taller, donde mostramos las mediciones y buscamos entre todos el nuevo método de trabajo que vamos a aplicar.

Posteriormente, lo probamos en línea y con la ayuda de mantenimiento (principalmente), aplicamos pequeñas mejoras para validar nuestra prueba piloto. Una vez validada la prueba por parte de todos, aplicamos las mejoras de manera definitiva y creamos el nuevo estándar de trabajo de la línea.

El éxito de este taller depende mucho de la preparación y de los desperdicios detectados, ya que si no se realiza bien, puede ser hasta contraproducente.

Personalmente y en base a mi experiencia, en los proyectos en los que he utilizado esta herramienta, el potencial de mejora ha sido ‘brutal’ debido a dos factores que no se estaban considerando de manera óptima. Uno es el dimensionado de la línea y otro muy común, el tipo de secuencia de tareas. Una vez detectado esto, las personas comienzan a trabajar de manera más eficiente. El seguimiento y control han de ser exhaustivos para facilitar la sostenibilidad de las mejoras alcanzadas y sobre todo, saber que la mejora continua es infinita.

“La mejora del rendimiento de la mano de obra, es uno de los pilares sólidos e imprescindibles del futuro empresarial“.