Ser consultor Lean

por Lean Magazine

Hace unos años, después de una intensa y larga vida profesional en el sector de la automoción, se me presentó la oportunidad de dar un paso diferente en mi carrera profesional:

¡Entrar en el mundo de la consultoría, algo totalmente desconocido para mi!!

En el trabajo, igual que en la vida personal, nos encontramos con retos que afrontar y solucionar de la mejor manera. En la consultoría, esto se produce de una manera intensa y continuada. No te puedes dormir. LeanSis es la empresa con la que tengo el placer de desarrollarme profesionalmente en estos últimos años hasta ahora.

¿Queréis saber cuáles son los valores que LeanSis me solicitó saber si me sentía identificado, antes de formar parte de esta familia?

Trabajo en equipo        Enfoque a resultados
Ética y honradez           Energía
Humildad                       Sentido de urgencia
Seriedad                         Mente abierta
Compromiso                  Espíritu positivo
Transparencia                Iniciativa

¿Quién no cree o no está de acuerdo con todos ellos para crecer en tu día a día?

Yo desde luego sí creo en ellos y los aplico en todos los proyectos en los que participo. Ser consultor en una empresa dinámica y dedicada a ayudar a otras empresas es muy motivante.

Poder implantar sistemas de mejora, que no es tarea fácil, es gratificante para todos; Para la empresa donde se lanza el proyecto lean porque les facilita abrir los ojos e iniciar el camino de la mejora continua; Para nosotros los consultores de LeanSis, porque nos satisface ver que se producen los frutos deseados donde tanto los trabajadores implicados como los empresarios ganan, lo que llamamos win-win.

Cabe decir que el consultor aporta la metodología SGL (Gap’s, Estandarización, 5’S, Smed, Hoshin Kanri…), así como su experiencia facilitando y acelerando el camino a la mejora, ya que muchas empresas no consiguen salir del día a día y nosotros somos catalizador para sus equipos.
Así mismo el consultor se enriquece de las nuevas experiencias que surgen en todas las empresas que vamos pisando fortaleciendo los conocimientos, e interactuando con grandes profesionales y mejores personas.

¡En los proyectos, las personas empezamos siendo desconocidos, luego buenos compañeros de trabajo e incluso en algunos casos, la relación se transforma en amistad, que más se puede pedir!

LeanSis siempre predica que lo que marca la diferencia en las empresas son las personas y es por eso que una clave en todo este proceso es el de la confianza mutua.

Muy pocas veces nos encontramos con empresas o personas con las que no se conecte. Es importante que se respire positivismo en el ambiente de trabajo en equipo, donde el respeto y cordialidad son claves para el avance conjunto de empresa y consultora.

Además de la confianza, es necesaria una buena planificación (dimensionando el proyecto a las necesidades) y una adaptación de la metodología lean a la empresa (la metodología no dará sus frutos si no es transformada en la empresa donde se implanta).

¿Qué os parece el cambio de rumbo en mi vida profesional? A mí sin duda alguna, me abrió un mundo y fue y sigue siendo un gran cambio en mejora continua. Tal como dice el punto 10 del espíritu Kaizen, la mejora es infinita.

LeanSis: más de 10 años con las personas, los procesos y la productividad.