“Supernanny” o cómo aplicar el Lean con los más pequeños

por Lean Magazine

marypoppins

Ya en artículos anteriores pudimos observar que el Lean está presente en nuestras vidas aunque no lo percibamos. Hoy volvemos con un nuevo artículo que demuestra que el Lean nos enseña incluso a educar.

Casi todo el mundo que lea este artículo ha visto en alguna ocasión el programa de televisión “Supernanny”. Para quien no lo conozca, en este programa una señora que sabe mucho de niños y su comportamiento, aparece en casa de una familia cuyos vástagos son ingobernables con la intención de reconducir una situación insostenible. Los padres están ya sobrepasados y Supernanny se convierte en una heroína capaz de poner orden en el caos.

Veamos cómo Supernanny y la Mejora Continua se interrelacionan…

1.- Supernanny hace un diagnóstico de la situación. Es una mera observadora y va tomando nota de lo que ocurre y cómo mejorarlo. En esta fase los niños suelen saltar por los sofás, juegan a la pelota, contestan a los padres, se niegan a comer…

2.- Una vez se ha detectado el problema se introducirán las mejoras mediante el trabajo en equipo. Primero se informará a los padres de las pautas a seguir (serán los “soportes”) y luego a los hijos que serán un equipo; un GAP pequeñito.

3.- Se establece un estándar de partida con las tareas que se pueden asignar a los hijos según las edades: poner y recoger la mesa, recoger los juguetes al final del día, comer, ducharse, lavarse los dientes sólo, hacer los deberes…

4.-Se definen los indicadores y los objetivos con recompensas, si fuera el caso, y se marcan de una forman visual mediante un panel de comunicación.

5.- Los estándares se auditan a diario y se comunica al equipo a través del panel.

6.- Los estándares siempre son mejorables y se introducen otras rutinas de autonomía.

7.- Si se han cumplido los objetivos, se felicita al equipo. Es fundamental que ese sistema sea sostenible en el tiempo, sino no habremos avanzado gran cosa.

Al final son procesos estandarizados, procesos que organizan y establecen una productividad que lleva al grupo a un objetivo común.

¿Y tú que crees? ¿Necesita tu organización una Supernanny?